Vitamina K: Alimentos y propiedades

vitamina KLa vitamina K es un nutriente liposoluble que debe su nombre a la principal de sus características y al idioma nativo de su descubridor: el danés Henrik Dam.

En efecto, allá por el año 1929, Dam, a la sazón estudiante de medicina en la Universidad de Frieburg, encontró que la enfermedad hemorrágica surgida en un grupo de pollos como consecuencia de una dieta carente de grasa (investigaba la biosíntesis del colesterol), se curaba al serles suministrados a los animales ciertos alimentos, entre los cuales destacaban dos, la alfalfa y la harina de pescado putrificado. Henrik Dam denominó a la sustancia

Esta vitamina es necesaria en gran parte para detener el sangrado, pero también desempeña otras funciones. La más importante es el papel que juega la vitamina Kt en la formación de los huesos. Es necesaria para que el organismo pueda fijar el calcio en los huesos y para asegurarse que éste va al lugar correcto. También existe una interesante investigación sobre la vitamina K y el cáncer

Alimentos ricos en vitamina K

Todos los vegetales de hojas verde oscuro, como la berza común, el brócoli y la col, son buenas opciones. Algunos alimentos de origen animal, entre ellos las yemas de huevo y el hígado, tienen pequeñas cantidades de vitamina K.  A continuación la lista con su correspondiente mcg de vitamina K.

Hígado de res 3 onzas contiene 89 mcg de vitamina K
Brócoli 1/2 taza contiene 58 mcg
Col cruda 1/2 taza contiene 52 mcg
Coliflor cruda 1/2 taza contiene 96 mcg
Huevo 1 grande contiene 25 mcg
Leche sin grasa 1 taza contiene 10 mcg
Papa horneada 1 mediana contiene 6 mcg
Aceite de soya 1 cucharada contiene 76 mcg
Espinaca cruda 1/2 taza contiene 74 mcg
Fresas 1 taza contiene 21 mcg
Jitomate crudo 1 mediana contiene 28 mcg
Nabos verdes crudos 1/2 taza contiene 182 mcg
Germen de trigo 1 onza contiene 10 mcg

¿Cómo saber si se tiene una deficiencia en vitamina K?

Es raro que se presente una deficiencia de vitamina K, porque la mayoría de la gente obtiene más que suficiente de sus propias bacterias y de los alimentos. Algunas veces, los recién nacidos no tienen vitamina K porque todavía no tienen bacterias para producirla en el intestino. Para ayudarles a suplir esto, a muchos de ellos se les inyecta una cantidad ínfima de vitamina K, justamente después de haber nacido.

Por lo general, cuando los adultos presentan una deficiencia de vitamina K, es porque comen muy pocos vegetales verdes o porque han estado tomando antibióticos durante mucho tiempo. Éstos destruyen las bacterias intestinales que producen la vitamina K. Algunas veces, las deficiencias de esta vitamina son ocasionadas por las enfermedades hepáticas o por un problema para digerir la grasa. Se puede presentar una deficiencia en los siguientes casos:

>• Si se tiene una seria enfermedad hepática. En este caso, no se puede asimilar apropiadamente la vitamina K. Su médico quizá le recomendará inyecciones de vitamina K.

>• Si tiene la enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa u otro problema intestinal serio, no puede absorber las grasas bien, así que no obtiene mucha vitamina K de los alimentos. Consulte a su médico acerca de los complementos.

> Si ha estado tomando antibióticos durante mucho tiempo (por lo menos varias semanas). La tetraciclina, la neomicina, y la cefalosporina destruyen las bacterias “malas”; pero también las “buenas” que produce la vitamina K en el intestino. Puede servir de ayuda si se ingieren más alimentos con vitamina K, pero consulte primero a su médico.

> Si toma medicamentos como la colestiramina o el colestipol para bajar el colesterol. Éstos bloquean la absorción de la vitamina K y otras vitaminas solubles en grasa. Consulte a su médico acerca de los complementos.

recetas saludables

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *