Tiamina para el dolor, Alzheimer y más

tiaminaLa tiamina o vitamina B1 fue la primera que descubrieron del grupo B y es soluble al agua.

Para obtenerla, se puede consumir alimentos como neces, granos enteros, entre otros y también mediante suplementos naturales.

Sus principales funciones son el convertir los alimentos en energía que mantiene el cerebro, el sistema nervioso y el corazón en buen funcionamiento.  Aunque recientemente se ha podido constatar que la vitamina B1 o tiamina también ayuda al organismo en las siguientes formas:

 

Tiamina para la enfermedad de Alzheimer

Entre las personas afligidas con esta pérdida debilitante de memoria, los niveles sanguíneos de B1 de manera típica están significativamente por debajo de lo normal. La actividad de una cierta enzima usada para medir el nivel de tiamina en el cuerpo también disminuyó hasta en 50%.

Desafortunadamente, regresar la concentración sanguínea a un rango más saludable no puede remediar el daño que ya ha infligido la enfermedad, aunque un investigador afirma que cierto subgrupo de pacientes de Alzheimer respondió con dosis enormes. El índice de éxito a este respecto nos hace creer que la vitamina es mejor como un preventivo que como tratamiento.

Quizá te interese conocer enfermedades por la falta de tiamina o vitamina B1

 

Tiamina para el dolor y los trastornos neurológicos

La tiamina mejora la función nerviosa y disminuye el dolor en varios estados neurológicos diferentes. La razón más común por la que receto inyecciones de B1 es para aliviar la neuropatía periférica, un trastorno con frecuencia doloroso caracterizado por entumecimiento o un hormigueo molesto en manos y pies. La inyección funciona más de la mitad de las veces, siempre que las otras vitaminas del complejo B acompañen a la tiamina.

Además, de acuerdo con un estudio alemán, un curso de doce semanas de tiamina y otras vitaminas B fue capaz de ayudar a pacientes con neuropatía diabética, una degeneración nerviosa causada por azúcar en la sangre controlada de manera deficiente.

La tiamina se administró en forma de alitiamina y se usaron dosis enormes (320 mg). Los nutrientes de apoyo B6 y B12 también fueron administrados en dosis altas.

La complementación con tiamina, balanceada con los otros miembros del complejo B, también quita el dolor de zona, migraña y algunos estados artríticos. Para aliviar algunos dolores musculares inexplicables de la fibromialgia, los complementos pueden ayudar, pero se requiere una forma especial “activada” de B,, el pirofosfato de tiamina.

Las clases más comunes de B, están bien para mitigar calambres y dolor muscular de la variedad de jardín. De hecho, dosis orales inusitadamente altas (entre 1 y 4 gramos) han tenido éxito donde los analgésicos farmacéuticos han fallado. Los estudios han mostrado que dosis grandes aliviaron el dolor en 78% de un grupo considerable de pacientes de jaqueca; el dolor de las articulaciones también mejoró para casi tres cuartas partes de los participantes

 

Tiamina para la debilidad inmunológica

Algunos niños propensos a fiebres recurrentes y otros padecimientos típicos de un sistema inmunológico débil responden maravillosamente a la terapia con B1. Muchos de estos niños tienen niveles inusitadamente altos de ácido fólico y vitamina B12 en sus cuerpos.

El hallazgo prueba de nuevo el principio importante de que las vitaminas B funcionan mejor cuando están equilibradas y pueden plantear problemas cuando están fuera de servicio.

Conoce más sobre la tiamina y cómo ayuda al corazón y la concentración

 

Sugerencias para los complementos de tiamina

Excepto cuando se justifica para el dolor u otras enfermedades específicas, 50-100 mg de tiamina cubrirán las necesidades diarias de la mayoría de la gente. Sin embargo, recuerde que debe estar balanceada con una cantidad similar de sus compañeros del complejo B.

El clorhidrato de tiamina estándar, la forma usada con mayor frecuencia en los complementos que se venden en las farmacias, le servirá bien para mejorar su salud en general. Se absorbe con facilidad y rara vez me he sentido impulsado a administrar más de 300 mg al día. Cuando el contenido de B1 del cuerpo deba incrementarse con mayor rapidez, el pirofosfato de tiamina es una mejor opción. Mejor aún es la alitiamina, la forma disponible que se absorbe con mayor facilidad.

Si usted padece alguno de los problemas específicos aquí expuestos, tal vez desee complementar su tratamiento tomando el complejo B junto con 100-200 mg de alitiamina o en la forma de pirofosfato.

Quizá te interese conocer

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *