La soja o soya y su importancia en la alimentación saludable

Lo que antes parecía más bien la curiosidad de una comida exótica, parece ser hoy una omnipresente fuente de alimentación cuya variedad de posibilidades no ha llegado a su límite.

La soya (Glycine max) no es un cereal, sino una legumbre anual. Es decir, que es del grupo de las judías, los frijoles y los garbanzos, y no del grupo del trigo, la avena y eí arroz.

La proteína que proporciona, tiene un alto valor biológico, además de ser buena fuente de aceite rico en fósforos, bajo en carbohidratos (azúcares) y buena fuente de tiamina, riboflavina y otras sustancias del grupo de las vitaminas.

Por si fuera poco, se puede moler para extraer harina, o se puede producir de la soya fresca un líquido que suele recibir ei nombre de leche de soya, usado ya por muchas personas como sustituto alterno para la leche de origen animal.

Los productos de soya tienen también gran aplicación en pan, repostería, cocina en general, dietas especiales para diabéticos y personas obesas, sustitutos de la carne, y otras líneas que no tienen relación con la alimentación humana: pintura, papel, telas y plástico. No es de extrañar que la minúscula leguminosa asiática haya llegado a una popularidad tan alta en un tiempo relativamente escaso.

Aunque ¡a soya era consumida desde hace milenios en muchos lugares, una de las cosas que detenían su popularización en otros lugares, era su sabor amargo. Hoy en día, se le ha buscado solución a este problema menor, ante la feliz realidad de que la soya concentra en poco volumen un alto valor nutritivo. Sólo las proteínas significan un 44 % de su composición.

Las bondades de este vegetal, presente hoy en día en muchas dietas, llegan al mismo suelo que lo produce. Cuando se quitan los frutos, la planta es cortada en el mismo lugar, de manera que le devuelve nitrógeno al suelo y le sirve de abono. No es de extrañar que esta humilde leguminosa haya llegado a ocupar su puesto actual, y tenga perspectivas aún más amplias en el campo de la alimentación humana.

Beneficios para la salud derivados de su composición:

La soja y el riesgo cardiovascular:
La soja, por medio de sus proteínas y su contenido en lecítina e isoflavonas, es capaz de reducir los niveles de colesterol total e incrementar el colesterol bueno (HDL), además de tener una acción antioxidante y an tí trombótica, por lo que protege del riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

La soja y la obesidad:
Su bajo contenido en grasas e hidratos de carbono, y su rica composición en proteínas de alta calidad, hacen de él un alimento bajo en calorías y muy útil para introducirlo en las dietas, pues al disminuir el tejido adiposo, preservando la masa muscular, puede contribuir a la pérdida de peso. Además, puede mejorar las alteraciones metabólícas responsables de otras enfermedades asociadas a la obesidad como el aumento de colesterol, la diabetes, el hígado graso y el síndrome metabólico.

Otros beneficios

• Contribuye a aliviar los síntomas de la menopausia.
• Reduce el riesgo de padecer cáncer de mama.
• Tiene un efecto rejuvenecedor; ayuda en caso de agotamiento y falta de energía.
• Mejora la capacidad de concentración y la memoria.
• Alivia los estados de nerviosismo; es un sedante suave.
• Mejora la agudeza visual.
• Alivia el estreñimiento.
• Contribuye a reducir la acidez de estómago.

Precauciones

Aunque las proteínas de la soja contienen todos los aminoácidos esenciales para las personas adultas en las cantidades adecuadas, hay que tener en cuenta que los niños menores de dos años necesitan una cantidad mayor de aminoácidos.

Por otra parte, la soja no puede sustituir las propiedades de la carne animal, ya que el hierro que contiene la carne se aprovecha en nuestro cuerpo mucho mejor que el hierro presente en la soja. Y además, la soja no contiene vitamina B12, como sí tiene la carne, indispensable para la formación y maduración de los glóbulos rojos.

Por todo ello, la soja, los postres y bebibles de soja (mal llamada leche de soja) y otros de sus derivados pueden ser utilizados como complemento pero no como reemplazo de la carne y los lácteos, especialmente en niños pequeños

remedios

loading...
Comments
  1. Nancy vera

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *