Cuidado con la sal que no está en el salero

quesoEn los países desarrollados nos excedemos con la sal, pero no sólo por la que añadimos a los platos.

Según un informe realizado en Estados Unidos, hay, por lo menos, 10 alimentos de consumo habitual (pan, fiambres, salsas, quesos…) que suponen el 50% del sodio que tomamos a diario. Según los expertos, si se redujera un 25% la sal de estos productos, disminuirían los casos de enfermedad cardiaca.

A continuación, se presentan algunos alimentos que deben ser consumidos de forma ocasional (espcialmente si se sufre de hipertensión o retención de líquidos) por su contenido alto en sodio, de forma moderada y otros que si pueden ser ingeridos sin problema alguno.

Alimentos que deben ser consumidos de forma ocasional o eliminados del todo

El jamón york posee sodio (965 mg/100 g) en cantidades similares al serrano aunque creamos que aporta menos. Búscalos bajos en sal.

Encurtidos. Son ligeros, pero tienen el inconveniente de su elevado contenido en sodio. Puedes rebajarlo algo añadiendo agua.

Cubitos de caldo. Nada más y nada menos que 1.700 por cada pastilla de 10 g, o lo que es lo mismo, el 85% del que deberias ingerir en todo un día.

Precocinados. A partir de 500 hasta más de 700 mg. Tenlo en cuenta al planificar tus menús: los precocinados tienen hasta 9 veces más sal que los platos caseros.

Quesos frescos tipo Burgos. Ligeros, pero con alto contenido en sal (1200 mg/100g), más de la mitad de la cantidad recomendada al día).

Alimentos que deben ser consumidos de forma moderado

Agua mineral con gas. Fíjate en las etiquetas, el sodio varia según la marca. Tomar agua baja en sodio contribuye a mantener la presión arterial baja.
.
Leche condensada. A pesar de sú sabor dulce esconde una cantidad bastante elevada de sodio (140 mg). Su aporte de energía es elevado.

Mariscos. Su contenido en sodio es bastante alto. Por ejemplo 100 g de gambas aportan más de 100 mg. Además también son ricos en colesterol.

Queso de bola. Contiene menos sodio que el queso fresco (tipo Burgos). pero es un alimento bastante rico en colesterol. No hay que pasarse.

Pan tierno y pan tostado. Ambos contienen 540 mg de sodio. Es uno de los productos que aportan más sodio a nuestra dieta (un 19%).

Bollería industrial. Su sabor dulce puede despistar, pero por ejemplo, un bollo contiene más de 440 mg de sodio. Los dulces caseros son una buena opción.

Alimentos que pueden ser consumidos con frecuente

Especias. No contienen apenas sodio y pueden sustituir a la sal a la hora de condimentar. Incluso algunas añaden propiedades beneficiosas

Pasta. Su contenido en sodio es bajo, pero ojo con el sofrito. Lo mejor es uno aromatizado con salvia, albahaca o ajo, y no necesitará apenas sal.

Patatas. Siempre que no sean fritas de bolsa (720 mg de sodio), su contenido es muy bajo (2,2 mg). Si las cocinas al vapor, es ideal.

Almendras tostadas. Si no son saladas, su aporte de sodio es bajisimo (14 mg). Fíjate en las etiquetas: no todas son fritas, elígelas tostadas y sin sal.

Frutas y verduras Solo algunas, como las espinacas, tienen un valor un poco más alto que el resto (56 frente a los 0.88 mg dei calabacín).

Higos secos. Contienen solo 40 mg. Es muy interesante también su elevado contenido en calcio (que ayuda a mantener el  equilibro entre sodio y potasio).

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *