Vitamina C para la salud de corazón y de todo el organismo

 No lo podríamos definir como el codiciado “elixir de la juventud” pero casi. Y es que los estudios han demostrado que esta vitamina -unida a otras sustancias de las frutas- pueden ser la clave para cuidar el corazón de la forma más natural.

Una investigación llevada a cabo por el Instituto de Salud Pública de la Universidad de Cambridge certifica que los hombres y mujeres que tienen más concentración de vitamina C en su organismo reducen hasta en un 20% el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.


Sin embargo, es importante observar que la vitamina C es indispensable para el corazón en diversas formas. Una ingestión alta eleva el colesterol bueno o HDL que protege a las arterias y, a la vez, se absorbe menos colesterol malo o LDL del alimento cuando está presente la vitamina C, y cuando es administrada en dosis de 2 gramos al día e incluso los pacientes cardiacos experimentan una disminución en los espasmos o contracciones arteriales anormales.

Otro papel de la vitamina C, su capacidad para formar colágeno, según una teoría de Mathias Rath, previene que la sangre del corazón atraiga partículas pegajosas. Cientos de historias clínicas atestiguan el éxito de su tratamiento.

La hipertensión, otro gran factor de riesgo para la enfermedad cardiaca, también parece depender en parte del estado de la vitamina C en un individuo. Entre 69 adultos que participaron en un estudio, aquellos con los niveles sanguíneos más altos del nutriente tuvieron lecturas de presión sanguínea significativamente menores. Una dosis de un gramo al día demostró disminuir la presión sanguínea de manera efectiva. La presión diastólica, el número inferior en la lectura de la presión sanguínea, fue mayor entre personas con concentraciones inferiores de ascorbato, según otro estudio

 

Vitamina C para combatir la grasa que se acumulan en el organismo

Los componentes de las frutas citricas, ricas en vitamina C, mejoran el flujo sanguíneo y previenen los daños en las células que cubren las paredes arteriales, además… Son una buena ayuda de la dieta baja en grasas.

Hasta ahora se pensaba que tomar alimentos grasos era la única causa de que apareciera la obesidad. Pero no es solo eso: una ingesta pobre de frutas y verduras ricas en vitamina C puede ser tanto o más importante a la hora de controlar el peso que un consumo excesivo de otros alimentos.

Conoce cómo la vitamina C ayuda para reforzar el sistema inmunológico, piel, asma y más

 

Preguntas y respuestas

¿Es recomendable que las personas que no comen frutas ni verduras tomen algún suplemento de vitamina C?
Sí, ya que la vitamina C no se encuentra en cantidades apreciables ni en la carne ni en el pescado. En cuanto a las patatas, su riqueza en vitamina C no es elevada, pero, si se comen en abundancia, el aporte suele ser suficiente para cubrir las necesidades del organismo. Las patatas conservan mejor su riqueza vitamínica si se cuecen con piel.

¿Puede ser perjudicial un exceso de pastillas de vitamina C?
La vitamina C no es tóxica aunque se consuma en exceso, puesto que el organismo elimina por la orina la cantidad que no necesita. No obstante, a la larga, las dosis excesivas pueden contribuir a la formación de cálculos renales. Por otra parte, siempre es mejor que las vitaminas se tomen en su forma natural -por ejemplo, en el caso de la vitamina C, consumiendo zumos de frutas-, ya que entonces, además de vitaminas, ingresan en el organismo otros elementos nutritivos, como las sales minerales.

¿Por qué el zumo de naranja pierde sus propiedades al poco de exprimirlo?
La vitamina se oxida fácilmente y se destruye si se deja mucho tiempo en contacto con el aire. No obstante, en los zumos cítricos, debido a la acidez que posee la vitamina C, suele durar más tiempo. Además, si se guarda el zumo en el frigorífico, la vitamina C se conserva aún más.

¿Es recomendable dar a un recién nacido algún tipo de complemento vitamínico?
Si usted le da el pecho a su hijo, no es necesario que le dé ningún otro complemento alimenticio hasta los cuatro meses o más; la leche materna contiene todos los nutrientes y todas las vitaminas que el bebé necesita. Si lo alimenta con biberón, tampoco debe preocuparse, puesto que a las leches preparadas para niños se les incorporan las vitaminas y minerales necesarios.

Quizás, eso sí, mejorará un posible estreñimiento que a menudo presentan los lactantes con exclusiva lactancia artificial, y además, respecto al sabor, le preparará para tolerar perfectamente la toma de la papilla de frutas, que muchos bebés rechazan por encontrar un sabor diferente al de la leche y los cereales.

Quizá te interese conocer

loading...
No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *