Propiedades de la guindilla o chile para el dolor y el estómago

remedios con guindillaLa guindilla o chile es muy empleado en el mundo gastronómico. La India posee una infinita variedad de guindillas, con distintivos aromas, sabores e intensidad de picor. Para la elaboración de la exquisitez denominada mirchi ki bhaji, se cocinan guindillas verdes moderadamente picantes en mantequilla junto con tomates, melaza y otras especias.

Además, las guindillas se rellenan con especias tostadas y se marinan en aceite de mostaza para la elaboración de mirch kaadiar, una receta muy popular que se toma con pan frito.

Por su parte, los curries negros de Sri Lanka contienen chil-tepín, posiblemente una de las guindillas más picantes, y cayena. Los indios templan el fuego con las raitas, unas ensaladas que suelen contener pepino y yogur, así como con arroz.

Asimismo, la guindilla aporta su toque picante en China en las cocinas de Sichuan y Hunan. El pollo kungpao es uno de los platos más picantes de la gastronomía de Sichuan y la salsa de

judías que lo acompaña contiene suficientes guindillas como para presentar un desafío a las papilas gustativas de los más curtidos amantes de la guindilla.

Igualmente, las guindillas aportan carácter a los típicos ingredientes feculentos de la cocina caribeña como el arroz con guisantes, las judías, los cereales y la yuca. Además, la guindilla estimula la sudoración y de este modo funciona como un aire acondicionado natural frente al calor implacable de la zona.

 

Propiedades curativas

Un analgésico de probada eficacia Al morder una guindilla la capsaicina produce la liberación de un neurotransmisor denominado sustancia P, que participa en la transmisión del dolor a través de las fibras nerviosas.

Sin embargo, la capsaicina incrementa la tolerancia a esta sustancia: a medida que aumenta el consumo de guindillas, la capsaicina reduce y previene la acumulación de la sustancia P, al mismo tiempo que origina la segregación de somatostatina, una hormona que reduce la inflamación.

Por esta razón, los amantes del chile pueden tomarse con tranquilidad una salsa habanera extrapicante que puede dejar agonizando a los neófitos. Lo que sucede es que las papilas gustativas se vuelven insensibles al ardor.

Beneficiosa para el estómago La guindilla tiene la mala —e inmerecida— fama de reproducir en el estómago y otras zonas el mismo fuego que provoca en la boca, pero diversos estudios han demostrado lo contrario. Realmente esta especia no causa ni úlceras ni hemorroides. Esto es lo que sabemos:

La guindilla no solo no produce úlceras, sino que en realidad posiblemente las prevenga. «Las últimas investigaciones realizadas han revelado que la guindilla y su [ingrediente activo] la capsaicina no es un factor causante de la formación de úlceras, sino un factor benefactor», informaron unos científicos indios en el artículo publicado en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition. «La capsaicina no favorece las secreciones acidas, sino que las inhibe y estimula la secreción mucosa alcalina, particularmente el flujo sanguíneo de la mucosa gástrica que contribuye a la prevención y curación de las úlceras».

Las personas sanas consumen 2,6 veces más guindilla que las que acaban desarrollando úlceras, aclararon los científicos malasios en la revista Digestive Diseases and Sciences. Además, unos científicos coreanos descubrieron que la capsaicina es suficientemente potente como para eliminar la H. pylori, la bacteria causante de las úlceras estomacales.

Un estudio en animales llevado a cabo en Singapur descubrió que una dosis similar de guindilla a la consumida normalmente por los seres humanos protegía el revestimiento gástrico de los daños derivados del consumo de alcohol. Otro estudio obtuvo los mismos resultados con los problemas estomacales causados por un uso excesivo de la aspirina.

Un equipo de investigadores de Singapur halló que la ingesta prolongada de guindilla protegía a los animales de la úlcera aguda por estrés, una seria complicación que se presenta en pacientes muy graves que suele causar hemorragias estomacales, según un estudio aparecido en la revista Journal of Gastroenterology and Hepato-logy.
Indigestión.

Un estudio efectuado por científicos italianos publicado en la revista New England Journal of Medicine reveló que el consumo de 2,5 g de guindilla roja al día disminuía los síntomas de la dispepsia funcional, un trastorno digestivo crónico de causa desconocida que produce síntomas similares a los de la indigestión. Después de tres semanas de tratamiento, los pacientes experimentaron una mejoría de los síntomas de un 60 por ciento.

Conoce más propiedades curativas y remedios con guindilla o chile que se pueden elaborar en casa.

 

Receta saludable con guindilla o chile

Adobo de chile para carne de cerdo a la parrilla

He aquí uno de los numerosos adobos mexicanos, un versátil aderezo de vinagre diseñado para realzar el sabor de las carnes a la parrilla. Este adobo no resulta extremadamente picante y puede usarse con cualquier tipo de carne de cerdo. Tradicionalmente, se sirve con guacamole, salsa mexicana y nachos.

Ingredientes
1/4 de taza de polvo de chile o guindilla
1/2 taza de vinagre de vino blanco
4 dientes de ajo
1 cucharadita de orégano seco, preferiblemente mexicano
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de pimienta negra recién molida
1/2 cucharadita de clavos molidos
1/2 cucharadita de canela en polvo
4 chuletas de lomo de cerdo gruesas
1/2 taza de cilantro fresco picado

Preparación

Procesa en una batidora el polvo de chile, el vinagre, el ajo, el orégano, la sal, la pimienta, los clavos y la canela hasta obtener una pasta suave.

Extiende las chuletas en un recipiente de cristal o cerámica. Esparce el adobo por encima y refrigéralas durante al menos ocho horas, dándoles la vuelta cada pocas horas.

Extrae el adobo y asa las chuletas a la parrilla a fuego medio-alto, tres o cuatro minutos por cada lado. Adórnalas con cilantro y sírvelas. Resultan 4 raciones.

 

Recomendaciones

Probablemente encontrarás una oferta más amplia de guindillas secas que de frescas. Algunas tiendas bien surtidas venden una variedad infinita en bolsas de celofán. Incluso puede que topes con toda una ristra de guindillas secas. Si bien las guindillas secas presentan diferentes aspectos dependiendo de la variedad, puede aplicarse el mismo criterio para todas ellas: escoge las que presenten colores intensos, ya que la pérdida de color podría indicar que también se ha atenuado su sabor. Pueden conservarse indefinidamente en un lugar oscuro y seco.

Las guindillas frescas pueden conservarse en el frigorífico durante alrededor de dos semanas. Es recomendable envolverlas con un papel de cocina sin apretarlas, o bien meterlas en una bolsa de plástico parcialmente abierta. También pueden congelarse en una bolsa de congelador con cierre hermético.

infusiones medicinales

 

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *