El reflujo y la alimentación

En las oficinas siempre habrá una persona que diga que sufre de reflujo. Es un padecimiento muy frecuente y común, pero ¿Qué es, en realidad, el reflujo?

El reflujo gastroesofágico consiste en el paso del contenido gástrico (alimentos o bebidas) al esófago; el conducto que va desde la boca hasta el estómago, a través del esfínter inferior, un anillo de fibras musculares, impide que el alimento se devuelva hacia el esófago.

Síntomas
Entre los signos de reflujo están:

La pirosis, que es la sensación de quemazón o ardor detrás del esternón hasta el cuello.
Dificultad de deglutir o tragar los alimentos o disfagia
Sangrado oculto por úlceras en la mucosa esofágica (esofagitis por reflujo)
Tos crónica o asma

Infecciones dentales en el caso de los niños

¿Qué lo provoca?
El reflujo pueden ser causado por la relajación del esfínter esofágico inferior por alteraciones en la capacidad de digerirlos alimentos o motilidad. Es decir, que el músculo del esfínter no cierra bien y el contenido estomacal puede devolverse hacia el esófago.

También la disminución de los movimientos normales del esófago (actividad peristáltica esofágica) y la actividad motora del estómago y el retraso del vaciamiento gástrico contribuyen al reflujo.

Otras razones que pueden producir reflujo son el embarazo, las enfermedades respiratorias, el estrechamiento de una parte del estómago, el píloro gástrico, que va hacia el intestino delgado (estenosis pilórica), la hernia hiatal, que ocurre cuando parte del estómago se desplaza através del hiato diafragmático del abdomen al tórax.

Recomendación
Lo primero que debe hacerse son cambios en el estilo de vida, la dieta y la reducción de peso en los casos en que haya obesidad.

Hay alimentos que deben evitarse como las grasas, el chocolate, bebidas alcohólicas, café, tabaco y cítricos.

Se puede levantar la cabecera de la cama o dormir con dos almohadas para evitar que el contenido de estómago suba.

El reflujo puede complicarse y convertirse en una esofagitis, que son lesiones en el esófago como eritemas o enrojecimientos de la mucosa, hasta úlceras profundas.

Igualmente, puede producir el esófago de Barret, una lesión precancerosa, estenosis o estrechamiento del esófago, laringitis y faringitis, asma bronquial, entre otros. Por ello, siempre resulta conveniente acudir a un especialista.

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *