El chocolate ¿Saludable o no?

chocolate amargoEl mundo del chocolate; solo de pensar en él causa una sensación de relajación y alegría para quienes son “adictos” a este alimento. No hay estudios que confirmen que el chocolate provoque un consumo compulsivo o adictivo.

Sin embargo, el chocolate genera una sensación de placer. Y es que se ha comprobado que los dulces provocan un efecto en la liberación de endorfinas (sustancias que produce el cerebro que se asocian a una grata sensación de bienestar).

 

Calidad

La calidad de un chocolate se determina por el origen y porcentaje de componentes del cacao, otros ingredientes y por el proceso de elaboración. Hay chocolates que, dependiendo de su país de fabricación, pueden tener buen sabor, gusto fino o sabor suave; en fin, sabor y aroma muy variables y hasta poco sabrosos. Los chocolates de mayor calidad son los que contienen un alto porcentaje de componentes de cacao (cacao y manteca de cacao).

Respecto a otros ingredientes, cabe destacar que con el extracto puro de vainilla se fabrican chocolates de primera calidad, mientras que para el resto se recurre a la vainillina, un sustituto más.

El chocolate negro o amargo es mejor que el chocolate de leche desde el punto de vista nutricional, ya que según los expertos por éste no tener leche como parte de los ingredientes no se inhibe la acción de los antioxidantes. Según estudios, el chocolate amargo o negro puede neutralizar el endurecimiento de las arterias en fumadores, lo que podría evitarles problemas cardíacos graves por tener un efecto benéfico en la salud vascular.

El chocolate blanco se elabora con manteca de cacao, leche en polvo, azúcar y lecitina de soja. Carece de cacao, por lo que no es verdaderamente chocolate.

Por otra parte, el chocolate en polvo para bebidas generalmente se elabora a partir de productos de cacao, azúcares y leche o derivados lácteos. Una cucharada aporta unas 80 calorías, tiene mucho azúcar y más de la mitad de su grasa es saturada (alrededor de 30% del producto).

 

Contenido nutricional

El chocolate amargo y sus derivados en su composición presentan un alto contenido de grasa y azúcares (de manera natural) lo que los hace energéticos. Por esta razón debe tenerse cuidado en su consumo.

Sin embargo, en la grasa que proviene de la manteca de cacao (que es el aceite que se obtiene tras exprimir las semillas de cacao molidas) se encuentra el ácido esteárico, que aunque es un ácido graso saturado no se ha encontrado que tenga relación con el aumento del colesterol en sangre.

 

Propiedades del chocolate

Diversos estudios concuerdan que el cacao aporta polifenoles, sustancias antioxidantes relacionadas con la prevención del proceso aterosclerótico, y también con la aparición  de algunos tipos de cáncer.

Además, su acción ayuda a estimular la generación de las prostacilinas, que apoyan para la reducción de la presión arterial.

El chocolate protege la piel Entre la serie de antioxidantes que posee, existen algunos que ayudan a resguardar la piel contra los daños de los rayos UV. Sin embargo, esto no significa bajo ningún concepto que ingerir chocolate puede reemplazar el uso del protector solar.

El chocolate negro o amargo contiene  óxido nítrico que no sólo es importante para el corazón, sino que también contribuye a regular la hormona insulina, que transporta la glucosa al interior de las células. Unos niveles normales de insulina son un requisito imprescindible para la prevención de la diabetes tipo II (la prediabetes, etapa previa al diagnóstico de diabetes que se caracteriza por una concentración de azúcar en sangre ligeramente por encima de lo normal, también se denomina resistencia a la insulina).

También aumenta la resistencia. En un estudio en el que se pidió a nueve ciclistas de élite que pedalearan hasta el agotamiento en una bicicleta estática, los que bebieron bebidas con chocolate amargo antes de la prueba aumentaron su resistencia hasta un 51 por ciento con respecto a los ciclistas que tomaron otros tipos de bebidas deportivas.

 

Mitos sobre el chocolate

Provoca acné: los alimentos grasos no son responsables de la aparición de granos y espinillas de acné. La grasa que se ingiere en la dieta no se acumula en las glándulas sebáceas.

Caries dentales: El chocolate, el azúcar y otros dulces han sido considerados como los principales causantes de la caries. Sin embargo esta relación no es directa porque influyen factores como la textura de los alimentos, su facilidad para adherirse a los dientes y la higiene bucal.

Causa migrañas: El cacao y los chocolates presentan cantidades apreciables de ciertas sustancias (como la tiramina, histamina y feniletilamina) que se relacionan con la aparición de episodios de migraña. Sin embargo, el detonante de la migraña es multifactorial y la participación de dichas sustancias no se ha podido establecer de forma concluyente.

 

Recomendaciones

Dado su alto contenido de grasa, conviene consumirlo en cantidades reducidas. Pero mucho mejor sería que redujera otras grasas que consume diariamente y las intercambiara por chocolate amargo.

Si es usted de esas personas que adora ese manjar de los dioses pero que también quiere cuidar su peso y su salud, entonces valdrá la pena practicar esta recomendación: si consume mantequilla o aceite o cualquier comida frita con alto contenido de grasas diariamente, réstela y sustituyalas por chocolate amargo.

Revise la etiqueta para saber cuánta grasa está contenida en la porción (ejemplo: 15 gramos 1 cuadrito de chocolate amargo), debe restar 3 cucharaditas de grasa o una tajada, etc., o más sencillo aún, evite la grasas y modere el consumo de chocolate diario.

recetas saludables

loading...
Comments
  1. edith e LERNER

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *