El desayuno y la merienda ideal para un niño

desayunoMuchos padres se preguntan constantemente cuál será el desayuno y la merienda que proporciona  todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo y crecimiento de sus hijos.

En el supermercado podemos encontrar muchos productos que dicen brindar todas las vitaminas y minerales que necesitan los niños. 

Sin embargo, ¿Será verdadero todo lo que dicen? ¿Cuál es el desayuno y la merienda ideal para ellos?

El desayuno más adecuado

El desayuno es crucial para todo individuo. Cuando un pequeño se levanta por la mañana, después de ocho horas de sueño, es sumamente importante que se encuentre con una comida cargada de nutrientes para poder comenzar el día; de lo contrario, sus capacidades se pueden ver comprometidas y, quizás, no pueda dar el 100% de su rendimiento académico.

Estos nutrientes se encuentran en la glucosa, principal fuente de combustible para el cerebro y los músculos; sin embargo, no quiere decir que el desayuno tiene que estar cargado de azúcar, sino que debe ser una combinación de todos los grupos alimenticios que aporten lo que se necesita.

La merienda ideal

Si te preguntas constantemente cómo puedes preparar una merienda nutritiva, la respuesta es sencilla: debe contener alimentos energéticos (pan, galletas, cereales, frutos secos), reparadores (lácteos, huevo, carnes) y reguladores, que son todos aquello ricos en vitaminas y minerales, como las frutas y las hortalizas.

Por supuesto que una lonchera no va a contener todo esto, sino que se puede ir variando las opciones para que el menú siempre sea atractivo para el pequeño. Por ejemplo:

■ Un huevo hervido, acompañado de galletas de soda o galletas de avena, leche y una manzana.

■ Una panqueca con mantequilla, acompañada de jugo de papaya y frutos secos.

■ Un yogurt con granóla, acompañado de una mandarina.

■ Un sandwich de pechuga de pavo o pollo, acompañado de té natural ligeramente endulzado y una banana.

■ Una tortilla con queso y espinacas, acompañado de una lonja de pan y una limonada.

■ Avena, acompañada de fresas, frutos secos y un jugo natural.

Trucos infalibles

Si el pequeño es un poco difícil al momento de comer, se pueden seguir los siguientes trucos:

■ Variar el menú y presentar los alimentos de manera atractiva. Optar por usar envases de sus personajes favoritos.

■ Utilizar moldes de corazón, osos, flores, estrellas, etcétera, para hacer más divertida su panqueca, sandwich o fruta.

■ Incluir una sorpresa de vez en cuando, como por ejemplo una calcomanía, una nota de cariño o un chocolate pequeño.

■ Llevar a los niños al supermercado y permitir que ellos intervengan en la compra, siempre y cuando se trate de algo saludable.

¿Qué evitar?

Lo que se debe procurar no incluir dentro de la lonchera es lo siguiente:

■ Bebidas artificiales. Refrescos, bebidas energéticas, jugos sintéticos o con sabores añadidos, ya que contienen colorantes y azúcares.

■ Embutidos. Salchichas, mortadela, entre otros, ya que contienen una alta cantidad de grasa y colorantes.

■ Salsas. Mayonesa, két-chup y otros aderezos muy condimentados. Es mejor optar por vinagretas naturales o las versiones reducidas en grasa.

■ Comida chatarra. Chucherías, frituras, chocolates blancos, etcétera, porque no aportan ningún valor nutricional, solo tienen grasas saturadas y mucha azúcar.

hijos con salud

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *