Cómo la obesidad enferma?

La obesidad está clasificada como una enfermedad crónica que se presenta como un exceso de peso corporal así como de los tejidos grasos o adiposos.

Ésta ha aumentado considerablemente en especial entre las mujeres y en la población infantil.

La mayoría de las personas están conscientes, en la parte estética, de que no es bueno estar pasado de peso. Sin embargo, desconocen los riesgos que este padecimiento genera en lo que se refiere al tema de la salud.

La obesidad reduce la expectativa y calidad de vida, puesto que aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas; tales como diabetes, presión arterial alta, colesterol y triglicéridos altos, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, artritis, falta de sueño, ronquidos al dormir, hígado graso y hasta ciertos tipos de cáncer.

Es necesario darse cuenta de que un niño gordito no es un niño sano y tampoco una persona obesa es feliz. La obesidad afecta no sólo en el factor salud sino también en su desarrollo emocional y psicológico; no es el mismo desenvolvimiento social el de una persona con sobrepeso u obesidad que de quien no tiene ese problema.

Enfermedades derivadas de la obesidad
Diabetes Tipo 2
En varios estudios se ha establecido la estrecha relación que existe entre estos dos padecimientos; la relación no sólo es con la obesidad, sino también con el sobrepeso y el tiempo en que uno haya sido obeso. Es especialmente en las personas que presentan mayor tejido adiposo en el abdomen o en la cintura quienes están en riesgo de desarrollar diabetes.

Una de las causas principales de esta relación es que la obesidad aumenta los trastornos metabólicos como es la resistencia a la insulina, intolerancia a los azúcares y alteración en el procesamiento de colesterol y triglicéridos.

Colesterol y triglicéridos altos
A pesar de que los factores que desarrollan las alteraciones, tanto en los niveles de colesterol como de triglicéridos tienen que ver con la genética de cada persona; existe una relación importante entre ellas y la obesidad debido a la mala alimentación que llevan y su alto consumo de alimentos ricos en grasas. El sufrir de este tipo de problemas a su vez desencadena el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y circulatorias.

Hipertensión arterial
Cuando una persona es obesa, su vida diaria se vuelve más complicada, su movilidad baja, comienza a faltarle el aire y se cansa mucho más rápido, por lo que su corazón debe latir mucho más rápido. El presentar 20% más del peso que nos corresponde, aumenta ocho veces la probabilidad de desarrollar hipertensión arterial, la cual puede producir enfermedades renales, cerebrales e infarto al miocardio, entre otras. Generalmente, las personas obesas presentan presión alta con mayor frecuencia que las delgadas

Enfermedades cardiacas
Entre éstas se encuentra el infarto y la angina de pecho. Cuando una persona es obesa sufre un riesgo seis veces mayor de padecer este tipo de enfermedades y 40 veces más de morir súbitamente a causa de un ataque cardiaco.

Enfermedades respiratorias
La obesidad afecta el trabajo de los pulmones, lo que conlleva a la presencia de ronquidos al dormir, porque la persona no puede respirar bien, hay registros de personas obesas que sufren paros cardiorres-piratorios por la falta de oxígeno y alteración en el ritmo cardiaco mientras duermen. Como no duermen ni descansan correctamente, siempre están cansados. Otro problema serio es la narcosis, que se presenta cuando retienen bióxido de carbono de forma progresiva y puede provocar que se quede dormido en cualquier momento, ya sea manejando o en el trabajo.

Otros problemas
Las personas con obesidad extrema presentan problemas psicológicos muy fuertes que tienen que ver con la baja autoestima, se retraen socialmente y muchas veces son discriminados, esto hace que muchos caigan en depresión y sufran de impulsos para comer más, lo cual los hace sentirse más tristes genera un círculo vicioso del cual pueden salir fácilmente.

En varias investigaciones tambien se ha encontrado que las mujeres con obesidad presentan alteraciones en sus niveles de estrógenos y progesterona, lo que afecta directamente sus ciclos menstruales, así como su capacidad de tener hijos.

Las personas con exceso de peso presentan problemas gastroensofágicos con mayor frecuencia, tales como agruras, reflujo, acidez, etc., debido a que el vaciado gástrico es mucho más lento porque el abdomen es más grande, lo que hace que se regresen los jugos hacia el esófago. Este reflujo se manifiesta por acidez y quemazón que va desde el estómago hasta la garganta, sobre todo después de comer y al acostarse.

El peso que carga una persona obesa también daña su columna vertebral y sus articulaciones ocasionando el desgaste y daño en sus estructuras nerviosas, lo que a su vez genera problemas de hernias de disco.

Las várices es otro problema frecuente en las personas con obesidad, ya que el flujo de la sangre hacia sus miembros inferiores se altera debido al exceso de peso, el cual afecta directamente las válvulas de sus venas. El riesgo es mayor cuando cambia de color la piel y se presentan las úlceras.

De igual forma, la obesidad puede causar otro tipo de problemas, como son los ortopédicos que se pueden presentar como dolores en la espalda o caderas, rodillas y tobillos. También puede dañar la piel, puesto que las personas obesas no pueden eliminar bien el calor de su cuerpo y sudan mucho más.

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *