Ciruela: Propiedades y recetas saludables

ciruelaLa ciruela es e! fruto del ciruelo, árbol originario de Oriente Medio, actualmente muy cultivado en el Sur de Europa y en casi toda América, con una altura que promedia los 5 metros.

La ciruela es uno de los frutos que presenta más variantes. En efecto, se conocen alrededor de 300 tipos, de los que el más conocido es la ciruela Claudia.

Aún dentro de la Claudia existen varias clases, como la Claudia verde, la diáfana y la dorada. Precisamente ésta última es ia más común: de color amarillo dorado, es una de las variedades más grandes y posee exquisito sabor.

Otras ciases de ciruelas se dan en diversas formas, color y tamaño, tales como ¡a de Genova, de rotor negro, la de dama, de tono rojo subido, etc., aunque todas ellas de menor tamaño y sabor que la clásica claudiá dorada.

Pueden comerse frescas y bien maduras, o secas (pasas), siendo ésta última forma la más recomendable, como lo veremos en el capítulo que sigue.

Propiedades nutritivas y curativas

La ciruela posee cualidades nutritivas importantes, sobre todo si es seca. Ciertamente, éstas tienen muy buen porcentaje de hidratos de carbono (71% frente a un casi 13% de las frescas), y una buena cantidad de azúcar, que llega, en el caso de las ciruelas pasas o secas al 44%, mientras que en las frescas no sobrepasa un 8%.

En cuanto a las vitaminas, la más abundante es la A (del crecimiento), apareciendo las B y la C, en escasa cantidad. Contiene además, buena dosis de minerales: hierro (para la sangre), calcio (para huesos y dientes), fósforo (sistema nervioso y huesos), magnesio (materia gris del sistema nervioso), potasio (tejidos musculares), sodio o sal de mar y manganeso, fundamental para el sistema linfático.

Para las personas que, encontrándose bien de salud, quieran preservar en buen estado su organismo, les recomendamos ingerirlas en ayunas, y antes de cada comida. Si se prefiere en jugo se recomienda tomar un vaso antes de las tres comidas.

Recetas saludables con ciruela

Receta saludable con ciruela #1: Puré de ciruelas.—Se ponen a remojar 14 de kilo de ciruelas pasas o secas en Vi litro de agua. Se dejan en esa forma por espacio de 14 ó 15 horas, para luego hervirlas en la misma agua. Ya bien blandas, se pasan a un tamiz o colador, resultando de esta forma un puré bastante espeso, al que, si se desea, se le puede agregar crema.

Receta saludable con ciruela #2: Compota de ciruelas.—Se utilizan de 12 a 15 ciruelas bien frescas, a las que luego de quitarles el hueso, se les coloca en un cazo con >/i litro de agua y 200 gramos de azúcar. Se dejan cocinar a fuego lento por espacio de 30 ó 35 minutos, quedando ya listas para servirse. En caso de tiempos calurosos, se les puede colocar durante un rato en el refrigerador, no perdiendo nada de sabor y convirtiéndose en una excelente comida refrescante.

Receta saludable con ciruela #3: Compota de ciruelas crudas.—Se selecciona 1/2 kilo de ciruelas bien maduras; después de lavarlas muy bien, se les quita el hueso, cortándolas en varios trozos. Luego se colocan en un recipiente y se le agregan 5 cucharadas de azúcar y un poco de canela. Antes de llevarlas a la mesa, se dejan reposar por espacio de 2 horas.

Receta saludable con ciruela #4: Ciruelas secas en remojo.—Esta forma de prepararlas es muy sencilla, a la vez que permite aprovechar al máximo las virtudes nutritivas y laxantes de este fruto. En horas de la noche, se pone, en un recipiente que contenga 1/2 litro de agua, Va de kilo de ciruelas secas. Al otro día, en ayunas, se bebe el jugo resultante, para luego comerse las ciruelas. Si se desea se les puede agregar miel, para darles sabor más dulce.

Receta saludable con ciruela #5: Compota de ciruelas con crema.—A la compota de ciruelas, ya sea de ciruelas frescas o crudas, se les agrega crema recién preparada. Resulta un plato exquisito, que seguramente no todos han probado y que recomendamos muy especialmente.

Entre las propiedades medicinales más importantes de las ciruelas, sobresale la de ser un magnífico laxante, teniendo además la virtud de no irritar en absoluto el intestino. Para hacer rendir a esta fruta sus efectos laxantes, debe tomársela siempre en ayunas. En este caso, se pueden ingerir bien maduras, acompañándolas con miel, o secas, ablandándolas con agua caliente.

recetas saludables

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *