Comer de manera equilibrada, siguiendo una dieta rica en frutas y verduras, y reducida en sal