El trabajo de los ríñones podría compararse al de un termostato. Cuando funcionan bien, tu cuerpo