Se calcula que cada adulto padece un promedio de una o dos veces al año de