Desde hace ya décadas se sabe que existe una relación estrecha entre lo que se come