Recetas saludables con alcachofa para higado, colesterol y diabetes

alcachofaLa alcachofa es una planta vivaz de la familia de las compuestas (Cynara scolymus), comestible.

Tiene raíz gruesa; hojas casi en roseta, hendidas y cubiertas de denso pelaje blanco, y flores tubulosas reunidas en capítulo; alcanza hasta 1 metros de altura. Necesita suelos profundos, ricos en materia orgánica, y abonos fuertes.

 

Propiedades de la alcachofa

Lus hojas exteriores son tersas para salvaguardar su tierno corazón y contienen sustancias que, del mismo modo, protegen el tuyo. Y es que se ha demostrado que comer alcachofa ayuda a evitar el colesterol malo, importantes factores de riesgo cardiovascular.

Además, un estudio del Imperial College de Londres ha constatado que puede ayudar a regular la glucosa en sangre.  Por ello, puede ser de utilidad para los diabéticos.

Debido a que tiene pocas calorías, es rica en fibra y provoca la secreción biliar, se considera extremadamente útil en los caoss de insuficiencia hepática o renal, cólicos hepáticos o nefríticos, higado graso, ictericia, gota y obesidad. También parece que ejerce ciertos propiedades anticancerígenas.

También gavorece, pero en menor medida, la buena circulación de la sangre y previene el endurecimiento de las arterias,  infarto y el derrame cerebral.

Con estos fines, puede administrarse en infusión o decocción de hojas y raíces (30 gramos por litro de agua, endulzado con miel o azúcar moreno para evitar el sabor amargo).También resulta efectivo mezclar el zumo fresco de las hojas con vino blanco y tomar una cucharada con las comidas.

 

Combinaciones sanas

Puedes prepararlas de mil formas pero hacerlas al horno, ahora que sus hojas son tiernas porque se acaban de cosechar, es la opción más ligera. Si quieres potenciar sus propiedades saludables, elige bien el aderezo.

Con pimienta, quemas más grasas. Se suele decir que la alcachofa ayuda a quemar grasas pero, en realidad, lo que contribuye es a digerirlas. Sin embargo, la pimienta sí activa el metabolismo.

Con ajo, todavía más diuréticas. Esta planta favorece la eliminación de líquido del organismo pero si le añades una picada de ajo el efecto se multiplica.

Con curry, para prevenir ciertos tumores. Algunos estudios sugieren que los ácidos de la alcachofa podrían prevenir tumores. Si las aderezas con curry (su cúrcuma también es anticancerígena) obtendrás una receta protectora.

 

Recetas saludables con alcachofas

Receta saludable con la alcachofa #1 Alcachofas apetitosas
12-14 minutos
Ingredientes
8 alcachofas
1 diente de ajo
20 g de aceite de oliva extravirgen
un poco de perejil
Sal y pimienta

Preparación
Quitarles las hojas duras a las alcachofas, cortarles los troncos dejando unos seis centímetros y eliminar la parte coriácea extema.

Despuntar los extremos, ensanchar las hojas e introducir en ellas ajo y perejil picados.

En una olla a presión disponer las alcachofas con el tronco hacia arriba, añadir un vaso y medio de agua y el aceite, salpimentar.

Cerrar la olla, al comienzo del silbido bajar el fuego y calcular 12-14 minutos de cocción.

Si resultase demasiado caldoso dejarlo secar un poco a fuego fuerte y con la olla destapada. A continuación disponer las alcachofas con los troncos hacia arriba sobre la bandeja, bañarlas con el caldo y servirlas calientes o frías.

Receta saludable con la alcachofa #2 Alcachofas con habas
35 minutos
Ingredientes
5 alcachofas
300 g de habas frescas y limpias
40 g de mantequilla
30 g de cebolla pelada
2 dientes de ajo
1/4 de vaso de zumo de limón
1/3 de vaso de vino blanco seco
sal y pimienta

Preparación
Lavar las alcachofas y eliminar las hojas más duras. Cortarlas en forma de gajos y hervir durante 2 minutos en agua llevada previamente a ebullición. Escurrir y dejar enfriar.

Pasar las habas por agua hirviendo para poder quitarles la piel; picar la cebolla y ponerla en una cacerola con las alcachofas.

Incorporar las habas, la mantequilla y dos dientes de ajo enteros, ligeramente machacados. Llevar la cacerola al fuego, añadiendo el vino, medio vaso de agua y el zumo de limón. Salpimentar; tapar y estofar las verduras a fuego lento durante 30 minutos. Puede añadirse un poco de agua caliente si la cocción lo requiere. Servir de inmediato, directamente en los platos

 

Recomendaciones

Para evitar la oxidación de la vitamina C y el consiguiente ennegrecímíento de la alcachofa por el oxígeno del aíre, se rocían las alcachofas con unas gotas de zumo de limón.

 

Quizá te pueda interesar

Remedios para el hígado graso

Cuáles alimentos mejoran o dañan el hígado?

Remedios para la cirrosis hepática

Remedios para los trigliceridos

Remedios para un higado sano

remedios

loading...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *